white-rose.jpgNos dice el amigo poeta, editor y periodista Eduardo Villalobos acerca del autor de Cartas a un hijo ausente en el prólogo del libro:

Es alguien enamorado de las palabras, pero que sabe que estas no lo salvarán de sus pequeñas derrotas, de sus íntimos fracasos, como tampoco lo ayudarán en sus triunfos más solitarios. El autor es un hombre que ha vivido y lo que hace es contarle a un ser amado cómo ha sido esa aventura.

En la contracubierta de la primera edición (Ediciones del Jazmín; impreso por Magna Terra Editores, junio de 2013, rústica) anotó el ensayista, historiador e investigador Ariel Batres Villagrán:

Tremenda y sincera declaración de un padre a quien los propios no lo conocieron y quien, a la vez, hizo lo mismo con su hijo, repitiendo la historia. Es un verdadero llamado a la reflexión, para que los que aún tienen padres, y en caso sean unos desconocidos, traten de relacionarse con ellos nuevamente; pero no solo en el sentido de vivir en la misma casa, sino de convivir. De igual forma, quienes tenemos hijos a quienes posiblemente tampoco conozcamos, es hora de dar vuelta a la hoja y empezar a interesarnos por sus asuntos, sin pretender que sean lo que quisimos pero no pudimos.

La impresión que las palabras (y el autor) han causado en dos hombres diferentes, a quienes separan experiencias, años de vida, maneras de verla. Lean, por favor, y lleguen a sus propias conclusiones. Pulsen el enlace siguiente para descargar el pdf.

cartas-a-un-hijo-ausente-2a-ed-revisada-2016-wordpress

Anuncios