IMG_2639_1_1El 24 de abril de 1998 fue presentado por monseñor Juan José Gerardi Conedera (1922-1998) el Informe del Proyecto lnterdiocesano Recuperación de la Memoria Histórica, Guatemala: Nunca más, conocido como Informe Remhi; dos días después, el 26 de abril, él fue asesinado.

Casi seis años después, el escritor salvadoreño Horacio Castellanos Moya plasmó en su novela Insensatez (2004) una ficción que relata cómo el protagonista de la misma fue contratado para efectuar la corrección de estilo del Informe Remhi, pero como tenía sus propios problemas existenciales que lo hacían actuar como un psicótico, pudieron más sus propios miedos para sentirse perseguido y salir huyendo del país, dejando el trabajo a medias.

Qué locura la del autor haber presentado un tema tan serio y con aristas complejas, cual si se tratara de un caso banal; los asuntos personales y vicios del personaje principal es lo que resalta a lo largo de la ficción, dejando de lado el contenido del Informe Remhi, al extremo que de la muerte de monseñor hay un tratamiento nulo.

Y como algunos analistas de la novela sitúan su trama en “algún país centroamericano” o de los Andes, es mejor ubicar personajes y lugares mencionados para comprobar que no se trata de algún país, sino de Guatemala, donde ocurren los hechos narrados.

Si desea leer el ensayo donde se examina la insensatez del autor al presentar una novela carente de interés histórico, por favor pulse el siguiente enlace, el cual le llevará al sitio desde el cual podrá descargar el archivo adjunto.

Insensatez o la locura de un escritor

Anuncios